Nueva Orleans todavía tiene una conexión cordial con el poker

Este crisol sentó las bases para el nacimiento de la música y el juego

Desde su fundación en 1718, los inmigrantes de otros países se reunieron en Nueva Orleans, trayendo consigo nuevas culturas cuya fusión dió lugar a la creación de la principal ciudad de Louisiana que ha terminado siendo una fusión de culturas con las qué muchas personas están familiarizadas en la actualidad.

Alrededor de un año después de ser vendido a los Estados Unidos, Nueva Orleans vio la llegada de los refugiados haitianos en masa. Pero fue sólo después de haber vivido una guerra en 1812 que la ciudad vio su población aumentar significativamente con la llegada de más inmigrantes franceses. Esta mezcla de diferentes culturas crearon las condiciones ideales para que el jazz y el póker nacieran.

Un artículo de la BBC indica que el jazz nació en el Congo Square en 1819. Los esclavos se congregaban en esta área abierta durante los fines de semana para jugar y cantar melodías desde el Caribe, África, la Iglesia, y el sur de Estados Unidos. Estos diferentes tipos de música en última instancia, se unen para dar a lugar al jazz.

El poker es otra cosa que tiene sus raíces en Nueva Orleans. En la  Enciclopedia Británica  nos dicen que el juego se originó en un barrio de mayoría francófona y por eso el juego fue llamado poker francés.

Gracias a la población de mayoría francesa, el juego comenzó a extenderse alrededor de Nueva Orleans a lo largo de la década de 1800. Hoy en día, todas las partes del mundo, sin importar la raza o la cultura, han abrazado el poker. Canales deportivos como ESPN continúan desempeñando un papel importante en la difusión del juego mediante la emisión de los torneos en vivo a través de la televisión e Internet. Y su popularidad no se limita a las personas jugando y viendo como se ha convertido en una actividad de recaudación de fondos aceptado para las organizaciones que trabajan en causas que valen la pena.  MyEvent.com afirma que el poker es una forma divertida de recaudar dinero para una buena causa. Los costos pueden reducirse al mínimo mediante la celebración de los juegos en el patio trasero de alguien o en el sótano. Para eventos más grandes, las organizaciones sin fines de lucro pueden asociarse con un bar o casino para sacar un mayor número de participantes. Desde sus humildes inicios en Nueva Orleans, el poker se ha convertido en un fenómeno global. Las compañías de póquer se han convertido en una fuerza a tener en cuenta, que cruza su camino con otros deportes convencionales. Apenas el mes pasado, partypoker.com firmó un acuerdo de patrocinio con los Philadelphia 76ers de la NBA. La investigación realizada por Topline ha demostrado que hay ya 40 millones de personas que ahora juegan al poker con regularidad, con 15 millones jugando en línea por dinero real. Al igual que el jazz, parece que el poker está aquí para quedarse.